BRUXISMO EN NIÑOS

INFORMACIÓN SOBRE EL BRUXISMO INFANTIL

El bruxismo infantil es el hábito de los niños de apretar o rechinar los dientes de forma involuntaria. El bruxismo en niños es un indicador de problemas respiratorios como también lo es en el adulto, de manera que al contrario de lo que se cree habitualmente no se debe al estrés o al nerviosismo del día a día o a lombrices como se decía antaño.

De hecho, la mayoría de los niños bruxistas son respiradores orales y en numerosas ocasiones presentan otros trastornos del sueño como babear la almohada, orinarse en la cama, posturas extrañas para dormir o moverse mucho durante la noche y caerse, levantarse varias veces por la noche, sonambulismo, dificultad para despertarse, despertarse con mucha sed, déficit de atención e hiperactividad (TDA, TDAH), falta de rendimiento escolar.

También se relaciona con alteraciones en la oclusión (de la mordida)  como las llamadas prematuridades o interferencias (doble oclusión) en las que existen contactos anómalos entre los dientes superiores e inferiores que el cerebro percibe y trata de desgastar durante la noche agravando el desequilibrio oclusal y funcional.

¿CUÁLES SON LOS SIGNOS Y SÍNTOMAS QUE SE ASOCIAN AL BRUXISMO EN NIÑOS?

Los signos y síntomas que más alarman a los padres son el ruido de rechineo característico y el desgaste dental. Pero hay otros menos evidentes y que también hay que buscar como maloclusiones o trastornos de desarrollo y doble oclusión que son más sutiles para los padres. Al igual que los trastornos del sueño y de comportamiento antes descritos.

¿CUÁL ES EL MEJOR TRATAMIENTO PARA EL BRUXISMO EN NIÑOS?

El tratamiento del bruxismo infantil pasa por corregir el desequilibrio oclusal y funcional y restablecer el hábito de respiración oral. Eso se consigue mediante el tallado selectivo y aparatología fisiológica funcional en función de la gravedad del desequilibrio y del grado desviación del desarrollo orofacial de cada niño respecto a lo normal para su edad.

En Salut Dental Barcelona no aconsejamos el uso de férulas de descarga en niños porque al ser rígidas e ir encajadas en los dientes uniéndolos interfieren en su desarrollo.