LA DOBLE OCLUSIÓ: DENTS QUE ENSOPEGUEN

Observando estas imágenes vemos como este paciente, como tantos otros, tiene dos formas de cerrar.

 

En la izquierda es como lo hace normalmente y que él cree que es la normal porque los dientes entran en contacto de la manera que está acostumbrado.

En la derecha es como debería cerrar en la posición ideal en la que las articulaciones están bien centradas, pero hay algo que le impide que todos los dientes acaben de cerrar y de entrar en contacto (ver como los dientes inferiores no acaban de subir por detrás de los superiores como en la imagen de la izquierda).

A este fenómeno le llamamos doble oclusión y se debe que hay algún contacto anómalo entre dientes le impide cerrar correctamente (como cuando tenemos una piedra en el zapato y no pisamos igual).

Por ese motivo este paciente cuando mastica (frota los dientes hacia uno y otro lado) empieza desde una posición que no es la correcta y por tanto tiene una masticación desequilibrada aunque no sea consciente.

Esa pequeña diferencia entre ambas formas de morder es la causa del desequilibrio oclusal y funcional; y del bruxismo también ya que el cerebro reconoce ese contacto anómalo e intenta desgastarlo haciendo rechinar los dientes.

Reconocer una doble oclusión es difícil porque es necesario un dentista entrenado que sepa buscarla.

Para tratarla lógicamente deberemos eliminar esa piedra en el zapato: se hará un ajuste oclusal eliminando aquellos contactos anómalos que la provoquen hasta que al final la mordida habitual y la centrada sean la misma y que el paciente mismo reconozca que se siente mejor al cerrar.

En SALUT DENTAL BARCELONA podemos eliminar la doble oclusión que te está dañando.