CORRECCIÓN POSTURAL DESDE LA BOCA

Si en la boca está el origen de muchas alteraciones posturales entonces desde la boca podremos corregir esas alteraciones.

Desde el momento que no respiramos exclusivamente por la nariz y usamos la boca para ello, la lengua cae del paladar al suelo de la boca y la cabeza se obliga a adelantarse y rotar hacia atrás para mantener lo más amplia posible la vía aérea. Ese adelantamiento de la cabeza se deberá compensar con otras modificaciones a distancia como hombros adelantados y tórax cerrado, cifosis dorsal, lordosis lumbar, etc.

Si además masticamos más por un lado que por el otro, el cuello se inclinará hacia ese lado y el hombro de ese mismo lado subirá. Estos cambios también se verán compensados con inestabilidad de las cervicales, escoliosis, cadera adelantada y elevada de un lado y cambio en el reparto del peso corporal.

Todas estas compensaciones de la postura a las que obliga la respiración oral y la masticación unilateral  obligarán a ciertos músculos a tensionarse y a ciertas articulaciones a soportar más carga. De ahí muchos dolores cervicales, de hombro, de cuello, de espalda, lumbares, caderas, rodillas, pisada alterada, etc…

Por tanto, corregir una postura descompensada pasa también por por corregir las disfunciones orales.