ORTODONCIA PREVENTIVA

La ortodoncia preventiva es una manera de llamar a todas las actuaciones que se pueden realizar a edad temprana en el niño con el objetivo de que el desarrollo orofacial y que la salida de los dientes del niño sean las adecuadas y precisamente de evitar una ortodoncia más adelante.

¿A qué edad es recomendable la ortodoncia?

Debe ser antes de los 6 años aproximadamentde ya que alrededor de esa edad se da la salida y toma de contacto entre los primeros molares definitivos.

Después de esa edad ya será tarde para tratamientos pasivos porque una vez engranen entre ellos esos molars las bases óseas serán menos moldeables y las bocas pueden estar ya viciadas.

¿Esperar a qué? ¿A que esté peor?

Si se detecta pronto una alteración en la posición de los dientes o del desarrollo de los huesos de la cara, como con cualquier enfermedad, no tiene ningún sentido esperar a que empeore o se complique para ponerle solución.

Algunas de estas alteraciones pueden ser bien evidentes como tener los dientes torcidos pero otras pasan más desapercibidas como la falta de espacios entre los dientes de leche, que la mandíbula esté para atrás, mordidas cruzadas en las muelas o que los dientes de arriba cubran demasiado a los de abajo al cerrar, entre otras.

Y eso sumado a que es muy habitual entre los padres pensar que se puede posponer la ortodoncia a etapas posteriores llegando incluso a la preadolescencia posiblemente porque entienden que con tener los dientes bien alineados basta para tener una buena mordida.

No responde igual una boca de un niño de 5 años, que la de uno de 8 ni la de uno de 12. Cuanto más tarde se inicie cualquier tratamiento será más complejo, largo, costoso y mayor riesgo de volver atrás habrá.

Recursos de la ortodoncia preventiva

  • promover la lactancia materna desde bebé y alargarla al máximo para que la boca y la cara empiecen a crecer armónicamente
  • introducir a la que se pueda una dieta complementaria que acabe en una dieta habitual de alimentos duros, secos y fibrosos para ejercitar la masticación y se mantenga el crecimiento adecuado
  • la masticación debe ser por ambos lados alternantemente para que no se den asimetrías de crecimiento
  • vigilar que el bebé y el niño respiren por la nariz exclusivamente
  • corrección de hábitos nocivos como el dormir siempre del mismo lado, o apoyar la cabeza en la mana siempre del mismo lado, respirar por la boca, uso de chupete, biberón, chuparse el dedo, tragar mal, etc.
  • tallado selectivo: eliminar contactos anómalos entre dientes que impiden centrar la mandíbula para masticar correctamente
  • aparatos funcionales para guiar el desarrollo cuando con los métodos anteriores son insuficientes y se empiezan a ver los primeros signos de alteración