El compromiso articular temporomandibular (CAT) es una patología funcional de la boca de causa mecánica/traumática cuyo síntoma principal es la migraña.

Se explica como la falta de espacio de la mandíbula para los movimientos masticatorios, del habla, de la deglución o para las posturas que adoptamos durante las tareas cotidianas. Se puede dar en un lado o en ambos y llega a afectar al 20% de la población, tanto en niños como adultos.

Esa falta de espacio lesiona las ramas del nervio trigémino (el principal nervio de la boca y la cabeza) que quedan atrapadas entre el maxilar y la mandíbula generando una cadena de estímulos en las terminaciones sensitivas generales trigeminales y motoras del sistema vegetativo dando lugar a una serie de síntomas que afectan claramente la calidad de vida del paciente. Existen además hábitos, gestos y posturas que agravan la compresión del nervio.

Los síntomas más habituales son:

DOLORES DE CABEZA Migraña

 

Cefalea tensional

ÓTICOS Y AUDITIVOS Inestabilidad

Mareos

Vértigos

Menière

Acúfenos/zumbidos

Hiperacusia, hipoacusia

Taponamiento oído

Picor, dolor, quemazón de oreja

OCULARES Dolor alrededor del ojo

Ojo seco

Lagrimeo

Intolerancia a la luz

Distorsión y/o dificultad de enfoque

MOTORES Y SENSITIVOS Parálisis facial periférica

Contracturas cervicales

Alteraciones sensibilidad de la cara

NEUROVEGETATIVOS Ansiedad

Depresión

Boca ardiente

Convulsiones

Náuseas

  • Es más, cualquier alteración del sistema vegetativo inducida por el nervio trigémino y sus conexiones con otros nervios craneales podría estar relacionada con el CAT y su variante llamada SMT.

Lamentablemente muchos pacientes acuden a especialistas médicos (neurólogos, otorrinos, traumatólogos, fisioterapeutas, psicólogos, dentistas no especializados) que tratan solamente el síntoma mediante medicamentos o férulas sin afrontar la causa que está en la boca. De esa manera solo se cronifica su patología sin notar una mejora en la calidad de vida viéndose resignados a convivir con el problema y los efectos secundarios de la medicación.

¿Cómo se sabe si tengo CAT?

El diagnóstico consiste en realizar una exhaustiva historia clínica del paciente sobre cuándo y cómo aparecieron los síntomas, una exploración de la boca buscando los puntos dolorosos del CAT y observando cómo se mueve la mandíbula. También es necesario el estudio de una radiografía panorámica y de las fotografías y modelos de la boca del paciente.

¿Qué hacer para tratar el CAT?

El tratamiento es personalizado y fundamentalmente se basa equilibrar la mordida y la movilidad mandibular mediante un aparato intraoral removible funcional y/o un tallado selectivo. Además de unas recomendaciones posturales y/o una pequeña cirugía alrededor de donde están o estaban las muelas del juicio que alivien la compresión de las zonas afectadas.

El paciente tras el tratamiento recuperará su calidad vida sin depender de ningún medicamento.

Si por tus síntomas crees que puedes estar padeciendo CAT o SMT pide visita en Salut Dental Barcelona pinchando aquí.

Descubre más sobre el CAT y SMT en: